Bienvenido

Irania

Todas las criaturas vivas guardan un lado oscuro en su interior. Teme al que lo niegue.
demonio

Raza

El hermoso y perfecto castillo de Inayara, construido desde el nacimiento de una cascada, rodeado de frondosos árboles y del aire más puro, es el corazón frío de una de las razas más terribles del Continente.

Los yauna son reconocidos fácilmente por su increíble y fascinante belleza. Sus rostros son tan perfectos que parecen tallados en mármol, esculturas humanas que ocultan en realidad una terrible oscuridad en su interior.

Como una flor venenosa que intenta atraer a sus presas, basta que muestren sus dientes para ver un reflejo de su alma podrida y demoníaca.

Con dientes afilados como cuchillas, a pesar de su apariencia hermosa, en su interior guardan un demonio morai.

espada y brujería
¿Qué es un demonio morai?

Existe confusión en el Continente respecto a la procedencia real de los yauna. Originalmente, los yauna eran conocidos por ser una raza pacífica, contraria a la violencia y de gran belleza.

Sin embargo, fueron capturados por los demonios morais, quienes habitaban en su territorio infernal llamado Orsûm. Los demonios hallaron la manera de poseer los cuerpos de los yauna para poder escapar del infierno. Y así, aunque caminen por el Continente con una apariencia hermosa, en su interior se encuentra el demonio morai y la del pobre alma yauna que quedó recluida y torturada para siempre.

Cultura

Los demonios morais disfrutan con el sufrimiento ajeno. Incluso, podrían llegar a gozar de ser torturados ellos mismos. La tortura es la base de su civilización.

Los humanos son devorados como comida, torturados como esclavos y corrompidos como juguetes.

No se trata solo de una tortura física, esta es demasiado obvia. Ellos buscan desentrañar los mayores miedos del humano, su mayor debilidad y una vez la encuentran, retorcerle hasta corromperle el alma.

Si un yauna te sonríe: corre. Corre cuanto puedas.

muerte
Guerra de clanes

Los morais adoran la guerra, son grandes guerreros, entrenados en todas las técnicas de combate. Su fuerza demoníaca les convierte en terribles contrincantes. Son más grandes, fuertes y rápidos que los humanos.

Su cultura está basada en el enfrentamiento. Existen distintos clanes de grandes señores morais que gobiernan sus propios territorios. Todos ellos sirven a un único rey, pero entre ellos mismos luchan o se alían para ampliar sus territorios.

Intentar asesinar al rey para hacerse con el trono es algo legítimo. A cuantos más intentos de muerte haya sobrevivido, más legitima su supremacía sobre los clanes. Y más vale que quien lo intente lo consiga, pues de lo contrario, el rey gozará de libertad absoluta para exterminarle.